CONFLICTO

CONFLICTO

La latencia en el conflicto tiene intrínsecamente la pregunta y la respuesta. Necesita de una maduración propia que le otorga individuación, despejando todo análisis y entregado a la evolución del mismo. Allí en ese espacio sin tiempo viaja la progresión de lo que llamamos problema, adherido a una solución que espera le otorguemos identidad, en coherencia con lo que creemos que somos. Este movimiento, desde un anclaje negativo hasta su resolución requiere de nuestra intervención con convencimiento pero mucho más con la energía que desprende el anhelo vehiculizado en deseo. La voluntad de continuar alejado de sufrimiento es más rápida que la inercia que empuja a la desrrealización.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR